¿Has tenido alguna experiencia en Airbnb? ¡Te decimos paso por paso qué es lo que tienes que hacer para reclamar!

Desafortunadamente, en todos sitios podemos vivir malas experiencias y Airbnb, pese a su férrea política de control, tampoco se libra de ellas. La mayoría de las malas experiencias que viven los usuarios de Airbnb no están relacionadas con el servicio de la compañía sino con problemas con el anfitrión, quién les ha mentido acerca de las condiciones del alojamiento.

¿Cuándo reclamar a Airbnb?

Es conveniente que optemos por reclamar a Airbnb si no estamos satisfechos con el alojamiento o sentimos que hemos sido víctimas de alguna estafa por parte del anfitrión. En concreto Airbnb estipula los siguientes supuestos para proceder a una reclamación antes que pasen 24 horas desde nuestra llegada al alojamiento:

  • El anfitrión no proporciona al huésped los medios para acceder al alojamiento.
  • El espacio o la ubicación del mismo no corresponden a lo que se había reservado.
  • El espacio no cuenta con algún elemento que se incluía en la descripción, los servicios o las fotos del anuncio.
  • El número de dormitorios o cuartos de baño no es el mismo que se especificaba en la reserva.
  • El tipo de habitación no coincide con el tipo de habitación de la reserva.
  • Hay algún animal sobre cuya presencia no se había informado al huésped antes de la reserva.
  • El espacio no cuenta con sábanas o toallas limpias suficientes.
  • El espacio es insalubre, puede representar un peligro para la salud de los huéspedes o no es un lugar seguro.

Tambié, puedes reclamar en Airbnb si el anfitrión ha cancelado tu reserva poco tiempo antes de la fecha programada. En estos casos Airbnb se encargará de buscarte otro alojamiento similar o de efectuar al reembolso.

¿Cómo proceder a reclamar en Airbnb?

Primero se recomienda que intentes solucionar el problema directamente con el anfitrión, pero si no llegáis a un acuerdo, para poder beneficiarte de la política de reembolso al huésped debes ponerte en contacto con Airbnb por alguno de los medios establecidos para este fin, informándoles acerca del problema para que puedan proceder a retener el pago al anfitrión como medida provisional. Recuerda que esto debe ser antes de que transcurran 24 horas, por lo que ante la mínima duda te aconsejamos actuar.

De igual modo se recomienda que envíes un mensaje al anfitrión a través de su plataforma para notificarle el problema y hacer fotos del mísmo en las que también se vea el resto de la habitación para que el anfitrión no pueda decir que esa no era su propiedad. De esta manera Airbnb tendrá constancia de todo lo sucedido y podrá obrar en consecuencia.

De hecho, si tienes que enviarle fotos al anfitrión (no se pueden adjuntar en la conversación a través de la plataforma), súbelas a Dropbox y copia el enlace al álbum en la conversación de Airbnb para que todo quede registrado.

¿En qué casos se realizará el reembolso por mala experiencia en Airbnb?

Ante la persistencia del problema, Airbnb afirma que intentará ayudarte a encontrar otro alojamiento, enviarte un reembolso parcial apropiado, en caso de que decidas quedarte, o un reembolso completo si prefieres marcharte, dependiendo de lo que juzgue la compañía.

Sin embargo, para poder reclamar un reembolso en Airbnb se debe cumplir con las siguientes condiciones:

  • Informar del problema durante las primeras 24 horas posteriores al inicio de la reserva junto con fotos o cualquier otro tipo de prueba.
  • Responder siempre a Airbnb cuando te soliciten información u ayuda
  • No haber causado de forma directa o indirecta el problema.
  • Haber intentado arreglar la situación directamente con el anfitrión antes de realizar la reclamación en Airbnb. Para que el sistema tenga constancia de esto debes haber escrito a tu anfitrión a través de la plataforma.

Si sigues estas indicaciones, conseguirás que tu reclamación en Airbnb termine en un reembolso por los daños ocasionados.

Un consejo final para que tu mala experiencia con Airnb tenga un final feliz

Es importante que cuentes tu experiencia en Airbnb a los futuros huéspedes para que sepan que no deben confiar en ese anfitrión. La advertencia pública evitará que muchos huéspedes padezcan tu misma mala experiencia. En este punto, es mejor que no intentes empatizar con el anfitrión y pensar que ha sido sólo un problema puntual, si lo ha sido ya se preocupará él de que no vuelva a ocurrir pero tu conciencia quedará tranquila al avisar a los demás. Así, tu mala experiencia servirá para algo: para que los demás puedan reservar en Airbnb a través de los códigos descuentos y disfrutar de un alojamiento satisfactorio. Es decir, para que tengan un final feliz.